Obras sin fin

Imagen del aspecto de la Avenida de La Palmera cortada al tráfico y las actuaciones que en ella se llevan a cabo/J.R
Imagen del aspecto de la Avenida de La Palmera cortada al tráfico y las actuaciones que en ella se llevan a cabo / J.R

Malestar entre los vecinos y visitantes por las obras que se vienen realizando en la localidad

Jesús Romero
JESÚS ROMERO

8 de agosto de 2018. Tras varios meses de obras se inaugura la remodelación de la Avenida de la Palmera, arteria principal del municipio. En un acto con intervención de autoridades locales y autonómicas, reparto de dulces a los asistentes y coronado con un concierto a cargo del grupo de música Los Secretos, fue un día señalado en la mente de los herrereños tanto por la forma como por el fondo.

Tras varios meses de obras, no exentas de discrepancias ciudadanas, polémicas y las incomodidades propias de este tipo de actuaciones, se finaliza con la creación de un espacio en el que se eliminan barreras arquitectónicas, convirtiendo a la Avenida de la Palmera en un paseo con dos zonas peatonales amplias y verdes, repletas de bancos, que además cuenta con nebulizadores para los días del año de mayor calor.

Justo un año después, la polémica se reaviva por las nuevas actuaciones llevadas a cabo en esta avenida teniendo que cortar nuevamente tráfico rodado, en unas fechas en que además el pueblo se llena de visitantes que regresan a su localidad de origen para disfrutar de sus vacaciones y de las ferias y fiestas de agosto.

Lo cierto es que se hace difícil salir a la calle y no escuchar los comentarios de los viandantes o conductores acerca de esta situación que hace un poco más complicada la vida diaria de muchas personas particulares o empresarios con negocios en la zona. Vecinos del pueblo, empresarios y visitantes se encuentran con estas molestias, apuntando además como un agravante las fechas escogidas para estas actuaciones. Según nos advierte Antonio Muñoz, vecino de la localidad «Hace justamente un año que estaba la calle levantada y ahora estamos igual». P. García, que regenta una frutería en el centro de la avenida nos comentaba los problemas que tiene a diario para cargar y descargar en su negocio y que muchos de los clientes le refieren estas incomodidades para poder realizar las compras y tener que cargar con las bolsas largas distancias hasta casa o el automóvil . Apunta además que muchos clientes de pueblos limítrofes que antes venían a comprar a Herrera ya no vienen por las incomodidades de no tener espacios para aparcar y moverse por la localidad.

Problemas en los planes de ejecución de obras

En conversaciones mantenidas con el concejal de Urbanismo, Juan Manuel Romero, nos apuntaba que la obra estaba prevista para concluirla tiempo antes pero que han concurrido una serie de problemas técnicos que ha provocado la dilatación en el tiempo de la conclusión de la obra. «Después de la licitación de la obra existen unos tiempos para llevar a cabo el Plan de Ejecución de la obra, y por cuestiones técnicas se tuvo que dilatar el proceso, modificando el proyecto de ejecución».

La nueva actuación se refiere a la colocación de un ombráculo fijo de grandes dimensiones que posibilitará que haya en la avenida una zona de protección contra las inclemencias climatológicas y que pueda propiciar actividades que se vienen haciendo en los últimos años tales como bailes de carnaval o como la feria de día que pronto comenzará en la localidad y otro tipo de actividades y que ahorrará el gasto e incomodidades que provocaba la colocación de carpas móviles en la misma zona y que también obligaban a cortar la avenida durante su colocación.

Debido a las dimensiones del proyecto ha habido que realizar una serie de modificaciones técnicas que han obligado a la empresa adjudicataria a dilatar las actuaciones.

También ha habido cierto malestar pues a esta actuación en la Avenida de La Palmera se han unido otras obras de menor envergadura pero igual problemática como la realización de varios pasos elevados en distintas partes de la población y el repintado de los pasos de peatones en las vías principales de la localidad.

Refiriéndose a este hecho, nos comentaba el concejal que se han intentado acelerar lo más posible estas actuaciones, adelantándose incluso en más de una semana a los plazos en principio previstas para las obras acometidas, pero el hecho de necesitar un mayor número de operarios hace necesaria la contratación adicional de mucho personal en el ayuntamiento y no ha sido posible hasta finales del mes de julio cuando se pudieron realizar dichas contrataciones. Apunta que con estas premisas, se ha hecho todo lo posible por acelerar estas actuaciones aunque entiende el malestar que todas ellas han provocado en los habitantes del pueblo y visitantes de fuera de él.

El hecho es que este proceso de transformación que se viene produciendo en Herrera no está dejando indiferente a nadie, y que provoca opiniones encontradas. Ante todos, cuestiones como su necesidad, o la elección de fechas, su dilatación o idoneidad de las obras realizadas, siempre planea en nuestras mentes.

Y como en la vida, para gustos los colores. Y para opiniones y razones , siempre cada uno tiene la suya.