Inés de Herrera vuelve a emocionar

Inés de Herrera vuelve a emocionar

Un millar de personas presencian en directo la representación de la obra de teatro

Jesús Romero
JESÚS ROMERO

Otro año más se produjo la magia. La noche del 03 de agosto en la plaza de toros de Herrera del Duque se volvió a sentir un espectáculo diferente y único, un espectáculo que quiere aparecer en la escena extremeña con entidad e identidad propia.

Han proliferado en los últimos años a lo largo del territorio extremeño diversas representaciones populares de temática histórica, recordando o recreando aquellos pasajes que una vez sucedieron y que ahora evocamos en busca de una identidad colectiva que nos autoafirme en lo que somos y de dónde venimos.

Inés de Herrera narra la historia de una niña de finales de siglo XV, hija de judíos conversos toledanos que se instalan en Herrera para pasar desapercibidos y seguir su fe en el anonimato, que afirma tener visiones y mensajes de Dios. La notoriedad que adquiere a pesar de todo los mensajes de Inés hace que esta información llegue a oídos de la Inquisición que manda a un religioso, Fray Diego Martínez de Toledo, a investigar estos hechos. Ambos personajes cruzarán sus destinos en un trama llena de acción y sentimientos que pondrán al descubierto lo mejor y lo peor de la naturaleza humana.

UN REGALO

El texto de la obra es de Desiderio Vaquerizo, la música está compuesta por parte de José Tomás Sousa, director del grupo musical Acetre, que además toca la banda sonora original en directo, los efectos especiales son a cargo de Reyes Abades. Está íntegramente representada por personas de la localidad que también se encargan de la confección de los vestuarios y atrezzo para la obra. Y la dirección de todo, está a cargo de Esteban García Ballesteros.

Según los propios protagonistas, esta representación supone «un regalo a varios niveles».

Por un lado, supone un ejercicio de recuperación de la memoria histórica. La Historia como la conocemos, no es sólo una sucesión de acontecimientos mayúsculos y fechas que recordar .Está plagada de pequeñas historias que conforman todas ellas esa gran red en la que confluyen las relaciones humanas y los cambios históricos que no son sino la suma de todos estos pequeños eslabones que conforman la «Gran Historia».

Por otro lado, supone un ejemplo de altruismo, dedicación y compromiso por parte de todos los que hacen posible que este proyecto salga adelante.

Por último, para el espectador, resulta un espectáculo con mayúsculas, en la que confluyen todos los elementos para hacer que por un momento en el escenario y en el ambiente confluya la magia a la que antes hacíamos referencia.

UNA HISTORIA QUE CONTAR

La noticia de unos documentos en el Archivo Nacional en donde se habla de la Inquisición y el proceso inquisitorio en Toledo hacia algunos habitantes de la localidad en aquellos tiempo, y su llegada a manos de Antonio Blázquez, natural de Herrera, empieza a abrir camino a la curiosidad . Entre estos ajusticiados se hace referencia a la ahora protagonista de la obra, la moza judía, que hasta ese momento sólo era un ente desconocido y que apenas si estaba sólo en el imaginario de la leyenda oral de algunos vecinos y algunos escritos literarios.

Fue allá por el 2013 y a raíz de estos descubrimientos, cuando se inician las conversaciones entre el alcalde Saturnino Alcázar, la anterior concejal de cultura Laura García y el profesor y escritor Desiderio Vaquerizo, con la idea de abordar y dar forma a la historia de la «Moza Judía».

Todo este germen desemboca en una novela y una obra teatral a la que moldea, conforma y dirige desde un primer momento Esteban García Ballesteros, con una primera representación en el año 2016. A partir de aquí ya son cinco representaciones en los últimos cuatro años y con la confianza en la solidez de un proyecto que va formando parte de la vida y sentimiento de todos los herrereños y aquellos que año tras año deciden acudir a presenciar la obra.

UN ESPECTÁCULO TOTAL

La representación de la obra muy bien gestionada por el director, llena de acción, danza, interpretación y sentimiento, la música en directo de Acetre, y los efectos especiales de Reyes Abades, hacen de Inés de Herrera un espectáculo total. Un espectáculo para los sentimientos y para los sentidos.