La campaña de peligro alto de incendios en Extremadura se cierra con el mejor dato desde 2012

Incendio en Cabezuela del Valle, en agosto de este año. /
Incendio en Cabezuela del Valle, en agosto de este año.

La proporción de incendios negligentes o accidentales ha sido mayor que los intencionados

EUROPA PRESS

La pasada campaña de alto riesgo de incendios en Extremadura que se desarrollado del 1 de junio al 21 de octubre, se ha cerrado con un total de 3.122 hectáreas afectadas, lo que supone el «mejor dato de la serie histórica» desde 2012, cuando se quemaron 2.496.

Así se ha puesto de manifiesto en el Comité de Dirección del Plan de Lucha contra Incendios Forestales de Extremadura (Infoex), en el que se ha hecho un balance de la campaña de alto riesgo de incendios, y que ha estado presidido por la consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, Begoña García.

En declaraciones a los medios de comunicación, la consejera ha puesto en valor resultados «tan magníficos en un escenario de máxima dificultad», que añade «valor y prestigio» a la tarea que han hecho las mujeres y hombres del Plan Infoex.

Así, ha destacado que las novedades que cada año van introduciendo «ayudan a hacer frente a los incendios forestales con más eficacia y que poco a poco empiezan a tener consecuencias positivas las obras de mejora en el monte, los nuevos puestos de vigilancia, el proyecto mosaico y las nuevas tecnologías».

Y es que, según los datos aportados por los responsables del Infoex, durante la primera parte de la campaña las condiciones de temperatura y humedad fueron muy favorables.

De acuerdo a estos datos, de las 3.122,88 hectáreas que han ardido, 1.173 hectáreas pertenecen a pastos; 873,37 a matorral; 599,7 a dehesa; 362,8 a arbolado; 107,9 a monte abierto y 5,72 a humedales.

Los incendios más destacados fueron los declarados en San Vicente de Alcántara, el 4 de agosto, con 117,3 hectáreas (regenerado de pinar); en Alcántara, el 21 de agosto, con 294,58 hectáreas de matorral, y en Cabezuela del Valle, el 25 de agosto, con 129,58 hectáreas de hojarasca y matorral calcinadas.

Causas

Respecto a la causalidad de los incendios, en esta ocasión ha sido mayor la proporción de incendios negligentes o accidentales, con un 59 por ciento, mientras que los intencionados han supuesto el 34 por ciento.

En negligencias y accidentes sube del 48 por ciento en 2017 al 59 por ciento en 2018, según informa la Junta de Extremadura en nota de prensa.

El 30 por ciento de las negligencias y accidentes están relacionados con motores y maquinaria, y el 49 por ciento con uso de fuego en el ámbito de la agricultura y la ganadería. Más del 76 por ciento de los incendios en Extremadura están relacionados con actividades y conductas modificables en el ámbito de la agricultura, la ganadería y el sector forestal, tendencia habitual en la región.

En el plano positivo hay que destacar que las declaraciones responsables han aumentado esta campaña, 1.695 en 2018 frente a 1.009 en 2017.