El pregón de Doña Carmen Antón y la procesión de La Borriquita dan comienzo a la Semana Santa

El emotivo pregón de Carmen Antón, seguido de la actuación de la banda de tambores y cornetas y la coral de Herrera del Duque han puesto el punto de inicio a la Semana Santa de Herrera y Peloche.
El Domingo de Ramos comenzó con la bendición de ramas de olivo y  palmas, seguida de la procesión que llegó hasta la Plaza de España. En su recorrido se sacó la imagen de Jesús con la borriquita, de reciente adquisición, que fue portada a hombros por miembros de las cofradías.
El Jueves Santo por la tarde se celebrará la misa, donde se rememora La Ultima Cena. En esta celebración se realiza el lavado de los pies a los nazarenos, igual que hizo Jesús con sus discípulos. Al anochecer tendrá lugar la procesión guiada por la cofradía de Jesús el Nazareno, a la que pertenecen las imágenes del "Amarrao" y Jesús con la Cruz a cuestas. Acompañando las imágenes se unen algunos penitentes llevando una cruz de madera al hombro . Su traje es de color morado.
El viernes Santo por la mañana se celebrará  el Vía Crucis por algunas calles del pueblo adyacentes a la Iglesia. Por la tarde se celebran los oficios donde se produce el descendimiento del Cristo de la Cruz, entrañable momento que se ha recuperado recientemente para todos los asistentes. Por la noche se realiza una procesión guiada por la cofradía de La Caridad. Su túnica es de color blanco con botonadura y capirote negro.
El sábado por la noche tiene lugar la Vigilia Pascual y tras ella se realiza la procesión del resucitado, en la cual por un lado los hombres del pueblo portan la imagen del Cristo Resucitado y por otro las mujeres la Dolorosa, ya con su manto blanco. Siguen diferentes caminos para reencontrarse en las plazas arropadas por los aplausos que despiertan el fervor del pueblo y la suelta de palomas y golondrinas.
En Peloche la Semana Santa, además de las procesiones, tiene un acto singular con la realización del arco de los quintos. El sábado Santo los chicos nacidos ese año y los muchachos y hombres van a por hierbas olorosas, retama y durillo. Después de la misa construyen el arco ayudados por sus familiares. Asimismo es peculiar la procesión del Resucitado, que se realiza el domingo a las ocho de la mañana, cuando está amaneciendo, en medio de una gran devoción.