La Virgen de Consolación vuelve a su ermita con la celebración de Jubileo

El lunes 8 de septiembre, día de Jubileo, tradicionalmente La Virgen de Consolación, patrona de la localidad, es llevada a su ermita en procesión, tras permanecer en la Iglesia Parroquial, desde el pasado 29 de agosto. En esos días los fieles han acudido a diario al rosario matutino y la novena de la tarde en honor a la Virgen.
A las 7 de la mañana salía la imagen de la iglesia de San Juan Bautista para dirigirse al Pilarito donde se produce la despedida. A partir de ese momento comenzó la peregrinación a Consolación a pie, a caballo o en vehículos. A las 11 comenzó la misa y la procesión, y a continuación se subastaron las ofrendas de dulces que alcanzaron hasta 400 euros y las mangas para entrar a la patrona en la ermita; se ofrecieron en esta ocasión hasta 300 euros por ellas, menos que en otros años. Como término el grupo de folclore local La Cantarera bailó en honor a la virgen para todo el público. El final de los oficios religiosos los marcó la salve de las 5 de la tarde como cada año, despidiendo a Nuestra Señora hasta el próximo año.